Creatividad en la primera infancia

Creatividad en la primera infancia

¡Todos queremos hijos creativos! Pero, ¿sabemos qué es la creatividad, cómo potenciarla, cómo se expresa? La creatividad es algo que se expresa en la vida en todo momento. Es la forma en que se generan ideas alternativas ante determinados eventos. Es ver las cosas bajo un lente distinto al común. Reúne tanto procesos mentales originales como imaginarios y también la experiencia de vida.

Las personas creativas son más flexibles y originales, ya que desarrollan respuestas nuevas, son capaces de hallar/generar los recursos necesarios, y pueden sobreponerse más fácilmente a las frustraciones.

¿Cómo favorecerla?

Comenzar en los primeros meses de vida, con contactos, movimientos, etc.

Jueguen juntos, para que la imaginación y emociones puedan expresarse.

Favorecer ideas personales sobre lo que han aprendido, sin importar que sea correcta o no.

Generar un ambiente en que pueda expresar libremente lo que siente y piensa respecto a algo.

Plantea ideas ‘absurdas’ sobre cosas cotidianas para favorecer el intercambio y reflexión.

Respaldarlo y estimularlo cuando piense ideas distintas, diferentes a lo común.

Anímalo a que exprese sus reflexiones y comparte las tuyas con él.

Experimenten juntos lo aprendido, vivan el conocimiento adquirido.

Respeta su tiempo y ritmo de aprendizaje.

Se ha estudiado “que la creatividad de los niños nace en la cuna familiar y en el mundo interior de los padres”, de ahí la importancia en su promoción. Los papás hemos de estar comprometidos en el desarrollo, dedicando la atención suficiente, que les permitan expresar sus ideas y tomar decisiones.

En Bimbi, en cada área de aprendizaje, generamos un ambiente armonioso, seguro y participativo, donde las maestras proponen actividades, algunas individuales, algunas en equipo, para estimular la confianza y las rutas alternas de pensamiento y acción. También tenemos sesión en el Atelier, debido a que el arte es considerado una excelente forma de estimular la creatividad y desarrollar su pensamiento.

Si te quedaste sin ideas (de momento) y aún así te interesa seguir estimulando la creatividad de tus hijos, pregúntate: “Si yo tuviera 3 años ( o 4, o la edad de tu hijo)… ¿qué me gustaría hacer?” Pregúntate esto y ¡dale rienda suelta a tu creatividad!

Related posts

Escríbenos un comentario