Matemáticas en la educación preescolar

Matemáticas en la educación preescolar

Como papás siempre nos preocupamos porque nuestros hijos tengan las mejores herramientas educativas que les permitan construir un futuro más sólido, que desarrollen competencias que serán esenciales para su desenvolvimiento social y académico. Esta idea está muy presente cuando los niños comienzan su educación inicial, especialmente en preescolar. Es muy conocido que algunos métodos se basan en la repetición de series numéricas, en la memorización y en el repaso de trazos en su cuaderno. Sin embargo, las matemáticas y su comprensión van mucho más allá de esto.

Más que un proceso meramente de enseñanza, se trata de un proceso individual de construcción del aprendizaje, que se realiza de acuerdo a su desarrollo, a sus maestras y al medio ambiente escolar (además de en casa, por supuesto).

El área lógico matemática ha sido históricamente en la que más se enfocan tanto padres como educadores, principalmente debido a la idea arraigada que las matemáticas son difíciles y que es una materia muy complicada. Aunque en ese punto deberíamos preguntarnos si quizá la forma en que aprendimos fue lo complicado.

Entre otras cosas, el estudio de las matemáticas tiene su objetico en el desarrollo del pensamiento lógico y el proceso de abstracción, el cual tiene sus fundamentos en la educación inicial.

Pero, ¿cómo se inicia este proceso? Para ello son necesarios dos procesos principales:

  • Clasificación. Consiste en reunir por semejanzas y separar por diferencias, puede ser por forma, tamaño, color, etc. Así van formando un conjunto con características similares, prevaleciendo la comparación de las partes con el todo, formando los conjuntos.
  • Seriación. Es cuando el niño aprende a comparar entre varios elementos de un mismo conjunto, de modo que pueda iniciarse en la jerarquización (más grande qué, más pequeño que, más alto que) y puede ser ascendente o descendente.

 

Posteriormente comprenden la transitividad, es decir la relación entre un elemento antecesor y el posterior, estableciendo que, por ejemplo 4 es mayor que 3, y 5 es mayor que 4, entonces 5 es mayor que 3. Los mismo con la reciprocidad: si 2 es menor que tres, entonces 3 es mayor que 2.

Más que saberse los número del memoria del uno al cien, lo más importante es que el niño sea capaz de construir por sí mismo los conceptos matemáticos básicos, para que de acuerdo a su contexto, los aplique en su vida diaria en diversos momentos de su desarrollo. Si te interesa saber qué actividades realizamos que favorecen el desarrollo lógico matemático o cómo lo puedes estimular en casa, recuerda leer nuestra siguiente entrega del blog. 😉

¡Hasta pronto!

Related posts

Escríbenos un comentario