¿Por qué documentamos en Bimbi?

¿Por qué documentamos en Bimbi?

¿Sabes la cantidad de situaciones y aprendizajes que pasan desapercibidos si no se documentan?

“La documentación es la práctica de observar, anotar, interpretar y compartir los procesos y productos del aprendizaje a través de una variedad de medios para profundizar y ampliar el aprendizaje”. (Rinaldi, 2001)

“La documentación consiste en la recogida y exposición sistemática y estética (a través de escritos, imágenes, paneles, videos, palabras de los niños y niñas, productos gráficos…) de los procesos educativos”. (Hoyuelos, 2007)

El aprendizaje en sí mismo, es un tema de investigación y la documentación pedagógica, una forma de hacerlo visible. Ésta sirve para pensar, aprender y hacer visibles los intereses de los niños y las niñas.

Lo que hoy entendemos por documentación pedagógica, lo debemos en buena parte a profesionales como Loris Malaguzzi que iniciaron a mediados del siglo pasado (1960 y 1970) un proceso innovador y de transformación pedagógica que les llevó a incorporar la documentación, el análisis de la misma y la presentación de esta a un nivel y forma totalmente novedosos en este campo.

Así la documentación es uno de los principios básicos de las escuelas reggianas. Las transcripciones de los comentarios del alumnado, las fotografías de sus actividades y las representaciones de sus pensamientos y aprendizajes son elementos que se estudian cuidadosamente. Formular hipótesis sobre la dirección que tomará el trabajo y las experiencias con los niños, es una de las funciones principales de estos documentos.

La documentación es una tarea cotidiana para los educadores y se refieren a ella como un acto recíproco donde uno enriquece al otro.

Así es que si por algo llama la atención Reggio Emilia, es por la calidad de su caudal documental. La documentación es una manera ética y estética de pensar la educación y, sobre todo, de reflexionar sobre las extraordinarias capacidades de los niños y las niñas para evitar que pasen desapercibidos en nuestra cultura.

Ética de la documentación, desde el respeto, escucha y valoración de las manifestaciones de la infancia y estética, para comunicar y organizar adecuadamente las imágenes y los registros. Se deben unir en armonía, contenido y forma.

Les ofrece la oportunidad a las familias de ver las palabras, de observar cómo caminan los procesos infantiles, para no valorar solo los productos, y de conocer mejor a su hijo o hija. Es una ocasión para sentirse partícipes de los acontecimientos que surgen en el ámbito escolar sobre los cuales pueden opinar y debatir.

Además permite que los familiares valoren y comprendan las experiencias de sus hijos e hijas. En definitiva, es una manera de implicarles en el día a día de la escuela.

Fuente: letthechildrenplay.net

Related posts

Escríbenos un comentario