Reggio Emilia, filosofía que inspira a nuestro preescolar

Reggio Emilia, filosofía que inspira a nuestro preescolar

Uno de los mejores métodos educativos en el mundo, es el que trabajan en la población de Reggio Emilia (Italia). Su historia comienza después de la segunda guerra mundial cuando un grupo de padres de familia, guiados por el pedagogo Loris Malaguzzi, exigieron al gobierno italiano una educación más justa y humana para sus hijos. Así, sus escuelas están comprometidas, antes que nada, como un espacio público y un lugar de práctica ética y política. Es por eso que la participación de los padres de familia es esencial y toma diferentes formas; ellos participan día a día en las experiencias educativas que se llevan en la escuela y debaten en reuniones con los maestros cuestiones de pedagogía relacionadas con el programa.

BIMBI Comunidad infantil toma las escuelas de Reggio Emilio como una gran inspiración para su modelo pedagógico; es así que maestros y personal administrativo hemos profundizado acerca de la imagen del niño, es decir nos hemos cuestionado quién es el niño; y así retratamos a un ser competente, activo, crítico e interesado en construir su propio aprendizaje. De esta manera los niños tienen una participación activa y protagónica en nuestra escuela, además de que nuestros programas educativos realmente responden a sus intereses y necesidades.

Consideramos que la educación ha de ser integral, por lo que nos hemos enfocado en que nuestra escuela sea un entorno amigable donde los pequeños se sientan en total libertad de aprender, explorar, experimentar e investigar; que tengan la suficiente confianza para plantearnos sus dudas, intereses inquietudes, al tiempo que desarrollan lazos sólidos y buenas relaciones con el personal a su cargo, con su maestra y con el resto de sus compañeros.

En este enfoque, las necesidades, temores e intereses del niño son escuchados y atendidos, trabajando en proyectos, dirigidos por su educadora, cuya extensión y tema dependen del interés de los alumnos. La educadora debe conducir el proyecto para que responda a intereses reales de los niños y al mismo tiempo alcance los contenidos programáticos de SEP (para los grupos de preescolar).

El niño es un ser especial, extraordinario, complejo e individual, que desde que nace comienza a experimentar el mundo a su manera, creando patrones de interpretación de su realidad, y que busca comunicarse y satisfacer sus necesidades mientras incrementa su conocimiento. En Reggio Emilia los niños tienen reconocimiento como individuos parte de la sociedad, que son igualmente importantes, reconocidos y apreciados por sus particularidades, porque se considera que cada uno es diferente, y lo ideal es, según Malaguzzi  educarlos para ser “rico en potencial, fuerte, poderoso y competente”. Los niños, al sentirse escuchados y validados, aprenden a hacer lo mismo con sus compañeros, comprendiendo que el intercambio de ideas y colaboración hacen un entorno saludable de aprendizaje.

Si bien el rol de la maestra es de guía, en BIMBI Comunidad Infantil, consideramos que la familia también es parte esencial del proceso de aprendizaje, por lo que cada una de ellas está involucrada activamente en el sistema educativo escolar.

Si describiéramos un día de nuestras actividades ver cómo los niños participan activamente en pequeños grupos de dos o tres niños, y también lo hacen con todos los niños de su grupo.

Veríamos que algunas de estas actividades son iniciadas por el propio interés del niño, y otras son dirigidas directamente por sus maestras. Así, también notaríamos que la mitad del día en Bimbi los niños aprenden en español, y de la misma manera dinámica y con la misma metodología, la otra mitad lo hacen en inglés.

Related posts

Escríbenos un comentario